Gato siamés

Tu blog sobre el gato siamés

La elección de un gato

| 0 Comentarios

Eleccion de un gato

El factor climático

Al elegir gato, considere en detalle qué razas se adaptan bien a su clima. Las que tienen poco pelo, como el gato siamés, necesitarán un trato especial para que no pasen frío ni sean expuestos a corrientes de aire.

¿Es usted de los que disfruta con la paz y la tranquilidad? Entonces, lo más probable es que descarte el siamés y el Oriental por sus estridentes maullidos. Y si quiere conservar los estantes o las mesas en orden, casi todas las razas de pelo corto están prohibidas. Les gusta muchísimo “reorganizar” la casa entera. Desde aquí le ayudaremos a decidir qué gato se ciñe a su estilo de vida y a las necesidades propias de su familia.

El clima

¿Vive en un clima cálido y húmedo? En ese caso, no adquiera una raza de pelo largo a no ser que tenga aire acondicionado. Y si el clima es frío y ventoso, un gato de pelo corto se pasará el día temblando a no ser que viva estrictamente dentro de casa y, aun así, deberá tener la calefacción encendida para que no pase frío.

Algunas razas, como el Sphynx  y los Rex, carecen casi o totalmente de pelo y hay que prodigarles un trato especial. Además, el Sphynx también es muy susceptible a las quemaduras solares y nunca debe exponerse a la luz directa del sol.

Conocer a la familia

Al llevar el gato a casa, déle mucho tiempo para que se adapte al nuevo entorno antes de presentarle a sus compañeros de juegos.

Los gatos y los niños

Un niño y su gato, una excelente niñera

Los gatos y los niños se entienden muy bien si usted les echa una mano. Un gatito puede pasarlo mal para huir de los tirones de cola y de pelo que le inflige un niño pequeño, pero un gato mayor se batirá sencillamente en retirada si el juego adquiere tintes bélicos. Y casi todos los gatos son muy tolerantes con los niños y soportarán que los cojan en las posturas más indecorosas. Sin embargo, si un adulto lo hace y les deja la cabeza colgando, reaccionarán con indignación. Un niño, en cambio, tiene carta blanca.

Si lleva un gatito a un hogar con niños, pídales que mantengan las distancias hasta que él se acerque a ellos por propia iniciativa. Y no levante la vigilancia hasta cerciorarse de que conviven sin ningún percance.

Un gato faldero

No todos los gatos se le subirán al regazo. Algunos, tienen demasiadas distracciones o energía para estarse mucho rato quietos. Otros, de pelo largo o abundante, pasan demasiado calor. Dado su tamaño, todos los gatos pueden tenerse en el regazo. Por tanto, si éste es su deseo, escoja uno de pelo corto, aunque no hay ninguna garantía de éxito.

 

Dentro o fuera de casa

Un gato en el campoUn gato que pueda salir de casa será más independiente porque retendrá sus instintos de supervivencia. Un gato que viva exclusivamente en el hogar le sorprenderá al perder su carácter independiente y comportarse como un perro en muchas de sus reacciones. La mejor forma de acertar con la elección de un gato es escoger un ejemplar cuyo aspecto le guste, teniendo en cuenta los cuidados que deberá prodigarle, y luego integrarlo gradualmente en la rutina de su hogar.

Las amistades

perros y gatos, buenos compañeros

Es cosible que sus animales domésticos no se caigan bien de inmediato, pero déles  tiempo para conocerse y, en breve, seguro que se convertirán en los mejores amigos del mundo.

El número ideal

No cometa el error de tener demasiados gatos en su hogar. De ellos dependerá si dos son compañía y tres son multitud o si toleran la presencia de un nuevo compañero. Tienen un acuerdo tácito sobre la cantidad de gatos que a su juicio pueden coexistir en cada hogar en particular y se lo harán saber de varias formas en cuanto usted exceda ese límite: desde orinarse en su cama hasta atacar físicamente al recién llegado. Y, si son gatos de granja, pueden incluso llegar a matar al gato o gatitos que están de más.

Instinto de supervivencia

Si desea que su gato salga fuera de casa, debería ser consciente de que quizás no será el cariñoso compañero que esperaba, pues tendrá que conservar sus instintos para poder sobrevivir.

Elección del veterinario

Al elegir veterinario, no basta con que sea amante de los gatos. Es un requisito del todo indispensable que le escuche y le haga caso cuando usted acude a él con un problema y persista en sus revisiones y análisis hasta averiguar la causa. Al fin y al cabo, es usted quien convive diariamente con su gato y conoce su conducta normal. Si el animal no enferma, sólo tendrá que llevarlo al veterinario una vez al año para la revisión, las vacunas y las dosis de refuerzo anuales.

 

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.