¿Cuánto pesa un gato siamés?

  • 6 min read
Cuanto pesa un gato siames

El saber cuánto pesa un gato siamés variará dependiendo del sexo del animal. Los gatos siameses macho son de tamaño mediano y suelen pesar entre 3 a 5 kilos, mientras que las gatas siamesas suelen ser de un menor tamaño y llegar a pesar menos de 3 kilos.

El peso de tu gato siamés es una información crucial que debes tener en consideración a la hora de calcular la cantidad de alimento que se le debe suministrar a nuestra mascota. El sobrepeso en los gatos puede ocasionar enfermedades graves.

Desde diabetes y artrosis hasta problemas cardíacos o infecciones urinarias. Por ello debemos ser conscientes de cuánto pesa nuestro gato siamés para saber cómo alimentarlo adecuadamente o, en casos peores, cómo regresarlo a un peso sano.

¿Cómo podría saber cuánto pesa un gato siamés?

En primer lugar, la mejor manera de saber cuánto pesa un gato siamés es llevándolo a una consulta con un veterinario de confianza para que le realice todos los estudios necesarios y así saber cuál es el estado de salud de nuestra mascota.

Asimismo, puedes denotar con tus propios ojos si tu gato está o no en sobrepeso. Puedes saberlo haciendo las siguientes pruebas:

1- Puedes darte cuenta del peso de un gato siamés mirándolo detalladamente. Nadie conoce mejor el aspecto de tu mascota que tú mismo. Observa con detenimiento su cuerpo y ve si está más redondo.

2- Nota las costillas del gato. Si sobresalen mucho, quiere decir que el siamés tiene un peso algo bajo puede que esté con niveles de desnutrición bajos; si observas una curvatura leve entre sus costillas, tiene un peso promedio; pero, si no puedes verlas en absoluto, ni percibirlas cuando presionas en el área, probablemente se trate de sobrepeso.

3- Palpa sus hombros. Si puedes sentir la curvatura de los mismos y el comienzo de su columna, sin llegar a ser muy notable, el gato siamés tiene un peso adecuado. Si no los sientes, probablemente se deba a un sobrepeso.

4- Si al caminar, la panza de tu gato se balancea mucho, lo más seguro es que su peso esté por encima del recomendado.

Esta raza de gatos es de contextura delgada y no suelen tener un pelaje muy corto, por lo que es mucho más fácil darse cuenta si tu mascota tiene indicios de sobrepeso y, si se detecta temprano, se puede tratar con antelación y así su vida no estará en peligro.


El sobrepeso en los gatos puede afectar gravemente su salud y, en consecuencia, acortar el tiempo de vida de tu mascota. Saber cuánto vive un gato siamés dependerá del cuidado que le des (su índice de longevidad es de entre 12 a 18 años).

Estos animales tienden a ser, por naturaleza, flojos. Pero, si el peso de gato siamés es superior al promedio saludable, pueden ser mucho más vagos, tener problemas con la regulación de temperatura corporal, son más propensos a presentar problemas respiratorios o de articulaciones y, también, afecciones digestivas.

Por otro lado, si el peso de gato siamés está por debajo de lo saludable, dependiendo del sexo que sea, presentará síntomas como pérdida de pelo, ojos cansados y apagados, mal aliento… ello por la falta de vitaminas que no está obteniendo a través de su alimentación.
En estos casos extremos, la decisión más adecuada es llevarlo a una consulta veterinaria, pues, en ambas situaciones, la vida del gato corre peligro y, si no se toman medidas, puede que sea demasiado tarde.

Alimentación para cuidar el peso de gato siamés

Los gatos siameses tienen tres tipos de alimentación: pienso (también llamado gatarina o comida para gatos) seco, alimento fresco y pienso húmedo.
Lo ideal es tener una dieta que combine los tres tipos de alimentos para que el gato tenga una buena salud.
Es sumamente importante escoger el tipo de pienso adecuado según la edad del gato. Para ello, se recomienda asistir a un veterinario y que, luego de una consulta, sea él quien especifique qué tipo de alimentación debería llevar según sus necesidades.

El pienso seco, o gatarina, es un alimento generalmente de contextura dura, que favorecen el proceso de crecimiento del gato siamés. Por ello se recomienda alimentar al gato con él tan pronto como sus dientes se lo permitan. En caso de ser muy rígido, se puede humedecer con agua hasta que aflojen.

El pienso húmedo es visto comúnmente en enlatados o recipientes herméticos. Este alimento tiene muchísimas proteínas, grasas y carbohidratos. Asegúrate de que también contenga Omega 3 y 6, son esenciales para el crecimiento del gato, así como los oligoelementos (magnesio, calcio, fósforo, potasio, hierro, entre otros).

Eso sí: no es conveniente abusar de este tipo de alimentos porque puede provocar mal aliento en tu gato siamés, así como también sarro y que sus heces sean blandas y desprendan mal olor.

Si quieres alimentar a tu gato con comida “para consumo humano”, te recomendamos darle de comer pollo, pavo, bacalao, merluza o salmón, todos ellos hervidos y a la plancha. No te olvides de verificar si el pescado tiene espinas que debas sacar.

Por ende, si quieres que el peso de gato siamés sea saludable, debes considerar cumplir con una dieta que combine los tres tipos de alimentos para que tu mascota pueda aprovechar todos los nutrientes y beneficios de cada tipo de alimento. Por supuesto, el consumo de agua también es sumamente importante.

La alimentación de tu gato siamés también dependerá del clima en el que se encuentre. Habrá épocas donde el gato se sienta más a gusto consumiendo pienso húmedo, como en el invierno o en el verano.

La dieta variada y balanceada mantendrá a tu gato siamés en un peso considerado saludable y te permitirá gozar con él durante muchos años. El secreto de que tu mascota cumpla su índice de longevidad está en su salud, y su alimentación incide en gran parte en ello.

Recuerda que las consultas con su veterinario deben ser frecuentes para tener siempre en cuenta cuánto pesa un gato siamés y ajustar sus cuidados a las necesidades que el especialista pueda denotar en sus estudios.