Cómo educar un gato siamés fácilmente | 3 métodos

¿Deseas saber cómo educar un gato siamés? Los gatos, en cualquiera de sus razas, se caracterizan por ser muy vocales, por lo que el entrenamiento y la educación no son aspectos imposibles. En el caso de los siameses, estos desarrollan un vínculo tan afectivo con el amo que las orientaciones para su comportamiento suelen ser sencillas. A continuación descubre 3 métodos que hacen esta labor más fácil.

Cómo educar un gato siamés: 3 métodos sencillos

Cómo educar un gato siamés: 3 métodos sencillos

La educación del gato debe empezar desde temprana edad, preferiblemente a las 12 semanas de nacidos que es cuando se produce el destete. Cada edad va acompañada de distintas actividades que le van dando la orientación necesaria para un comportamiento adecuado. Entre los métodos más eficaces se encuentran:

A través de los refuerzos positivos

Esta es la forma más adecuada si el minino es una mascota en edad infantil o en la adolescencia. Consiste en la premiación por la realización de una actividad de forma correcta con el propósito de que la realice frecuentemente hasta convertirla en un hábito. Algunas de las técnicas más usadas son:

  • Usar la comida, palabras amables, caricias y algunos snacks para premiar las conductas positivas. Esto le muestra al animal cómo debe actuar.
  • Si le gusta arañar para llamar la atención de los amos, prueba no hacerle caso. De esta manera, descubrirá que con esta actitud no consigue ningún resultado. Si se acerca de forma relajada, prémialo, notará la diferencia.
  • Si muestra actitudes negativas, evita por todos los medios los castigos y el regaño severo. En estos casos conviene evaluar el tiempo que pasa jugando, pues es posible que demande atención.

Un aspecto importante al saber cómo educar un gato siamés es observarlo y dedicarle tiempo. Esto hará que el animal se sienta cómodo y a gusto en el hogar, lo que facilitará el desarrollo de la inteligencia y el entrenamiento.

Estimulación mental

Otra forma de educar a un gato siamés consiste en desarrollar su inteligencia a través de la estimulación mental. Para ello, es necesario dedicar tiempo a hacer juegos que lo lleven a pensar en cómo salir de cierta situación. Algunos ejemplos pueden ser:

  • Hacer un puzle con refugios, escondites y salidas donde el gato se pueda esconder y divertirse jugando. En él se colocan juguetes o golosinas que los ayuden a recorrer el espacio. Lo usará para descargar energía.
  • Un ratón de juguete o una pelota con un hilo colgante, sirve como juguete de pesca que le pueden ayudar a entrenar las habilidades de caza. Al perseguirlo hará ejercicios y será entretenido.

Usar esta técnica implica respeto, constancia y mucha paciencia. En cualquiera de los juegos es necesario que el refuerzo positivo lo ayude a establecer el hábito.

Los castigos

Como ya se ha mencionado, los castigos y refuerzos negativos en los siameses no es un método acertado de entrenamiento. Sin embargo, existen algunas reacciones que de forma camufladas pueden ayudar a evitar conductas repetidas. Estas pueden ser:

  • Decir de forma fuerte NO, sin gritos o golpes. Cuando se encuentre al gato haciendo algo incorrecto, con solo decir No o palmear las manos, sirve para asustarlo e impedir que repita el comportamiento.
  • Usar un chorro de agua en algún envase tipo spray al momento de encontrarlo haciendo travesuras puede ayudar. Por ejemplo, si está arañando el mueble y le cae agua, pensará que el sofá se defiende porque no le gusta que lo arañe.

Todo tipo de refuerzo es ideal si no se llega al castigo negativo con golpes, insultos o gritos. Lo ideal es aplicarlos cuando se consiga infraganti.

¿Cómo educar un gato siamés y por qué entrenarlos?

Cómo educar un gato siamés y por qué entrenarlos

Si buscas saber cómo educar un gato siamés, es necesario tener en cuenta que, aunque es una raza inteligente, no dejan de ser gatos. Por ello, siempre tendrán la tendencia a arañar, hacer ruidos y tener comportamiento inadecuado en algunas ocasiones. Para mejorar la convivencia, es vital enseñarles:

  • Desde pequeños enseñarle la ubicación de las cosas, incluyendo el arenero, los juguetes, comederos, bebederos y lo que será su espacio personal. Debido a su inteligencia lo aprenderá rápido.
  • Una vez que se adapte, es imprescindible que aprenda a usar el rascador, el arenero y los juguetes. En caso de que no aprenda, buscará sentir alivio con muebles, sofás y equipos de la casa, lo que causará destrozos y desastres.
  • De pequeño les gusta morder. Para evitar que desarrolle este comportamiento, cada vez que muerda se emitirá un sonido y se dejará de jugar con el animal. El asociará el fin del juego con esta actitud y lo evitará.
  • Evitarle la entrada a lugares prohibidos como la cocina. De esta manera, se evita que se convierta en ladrón o que sufra accidentes como quemaduras o cortaduras con algún cuchillo.  

En conclusión, saber cómo educar un gato siamés es una labor que requiere paciencia, esfuerzo y dedicación. Algunos mininos responderán rápidamente a los estímulos y aprenderán de forma inmediata. Otros pueden tardar, pero la constancia ayudará a que desarrollen un comportamiento adecuado.