¿Qué significa tener un gato siamés?

  • 4 min read
significado de gato siames

Tener un gato siamés significa tener como compañero un animal de la realeza. Esta raza felina se originó en Tailandia, recibiendo su nombre inspirado en el antiguo reinado de Siam.
Desde sus orígenes, esta raza de gatos era considerada como pura y sagrada para el rey y los miembros allegados a la realeza, más que todo debido al característico color blanco de su pelaje; además, está estrechamente ligado en la cultura oriental, como las demás razas gatunas, a la buena fortuna.

En aquel entonces, no todos eran considerados como “dignos” de tener como mascota un gato siamés. Era reservado única y exclusivamente para miembros de la realeza de Siam. La única manera de que un ciudadano común y corriente pudiese ser propietario de esta raza de gatos era si el mismísimo rey decidía dárselo como obsequio. Esta raza era venerada, no estaba a la venta, lo que los hacía muchísimo más especiales y valiosos.

En la antigüedad, las personas estaban conscientes de la conexión espiritual de este animal. Cuando una persona perteneciente o ligada a la realeza siam moría, un gato siamés se colocaba al lado del cuerpo del difunto.
De esta manera, cuenta una leyenda, el alma de la persona fallecida terminaba alojándose en el cuerpo del siamés, convirtiéndose el gato en el guardián de ese espíritu. De ahí en adelante, el gato procedía a vivir en un templo, lleno de lujos, hasta que muriese.

Este aspecto era de vital importancia para el rey de Siam, pues los siameses eran parte importante de la ceremonia de coronación del rey. Eran utilizados como contenedor del alma del soberano. El espíritu del rey se compenetraba en el cuerpo del gato y este, al morir, se quedaba en el felino. De esta manera, el difunto monarca tenía la oportunidad de estar en espíritu en la coronación del heredero a la corona.

que significa tener un gato siames

¿Qué significa tener un gato siamés en la actualidad?

En la actualidad tener un gato siamés significa no solo un compañero leal y amoroso por su personalidad, sino también atraer todos esos pensamientos y creencias y de buena suerte y protección que esta raza de felinos ha arrastrado consigo a través del paso de los años.

Los gatos siameses eran considerados especiales por la realeza no solo por su evidente belleza y elegancia. Igualmente eran utilizados como animales guardianes y eran capaces de alejar espíritus malignos. Cuentan las leyendas antiguas que este felino solía treparse en las columnas que usualmente rodeaban el trono de la alta figura de la realeza.

Si una persona tenía una actitud amenazante y ponía en peligro la integridad del rey, el gato siamés saltaba de su lugar para atacar a quien consideraba un riesgo para su dueño. La contextura física de estos felinos, su fuerza y su agilidad era más que suficiente para tumbar al enemigo y, si el mismo gato se sentía amenazado, atacaba con sus garras al objeto de peligro.

Todas estas características hacen del gato siamés un acompañante perfecto para un humano. Esta raza de gatos preferirá estar en su hogar, junto a su dueño, a recorrer las calles y estar en el exterior. Mientras reciba todo el amor y atención que necesita en casa, no buscará en ningún otro lugar.

Tener un gato siamés significa contar con compañía, afecto y diversión constante por el tiempo que tengas al felino junto a ti. Una vez se familiarizan contigo y se hacen la idea de que eres su dueño, su humano, su compañero, ya no hay vuelta atrás: estás atrapado con un gato leal y amoroso que siempre estará a tu lado hasta cuando tú o su tiempo de vida se lo permitan.